La confederación de Sociedades Científicas de España (Cosce), CC.OO. (I+D+i), la Federación de Jóvenes Investigadores (FJI) y la plataforma ‘Investigación Digna’ publicaron el 9 de Marzo una carta abierta “por la ciencia en España”.

Hasta la fecha, más de 25.000 personas han firmado esta carta que será entregada al presidente Rajoy próximamente. En ella, se describen las penurias de la ciencia en este país.

Después de dos años de recortes, la hipótesis de que se produzca una reducción del 30% del presupuesto público de 2012 destinado a I+D+i con respecto al del año 2010 en los próximos presupuestos generales del estado ha provocado una malestar notable en la comunidad científica.

Que conste que no defiendo las subvenciones como un medio exclusivo para mantener la ciencia en España. Me parece que no fomentan la creación de un sistema fuerte y viable de creación de conocimiento a largo plazo. Tampoco sirven para aplicar este conocimiento con el fin de resolver las necesidades reales de la sociedad. Para eso ya estamos los emprendedores. Pero, en estos momentos, en los que la inversión privada brilla por su ausencia, una reducción tan drástica de financiación pública podría ser la puntilla para la ciencia en este país.

Confiemos en que la cordura asista a nuestros políticos por una vez y que le den tregua a la ciencia. Sin creación de nuevo conocimiento, nuestra sociedad debería prepararse para comer mucho arroz blanco en las próximas décadas.